domingo, 12 de enero de 2014

LA DECISIÓN FINAL

Llevaba todo la noche mirando el botellín al que sólo le había dado un par de tragos. El dueño del bar limpiaba un vaso de tubo mientras lo miraba fijamente apesadumbrado, con lástima en sus ojos debido a lo que veía, noche sí, noche también. Si hubiera sido otro el que hubiera estado en esa situación, ya lo habría echado del local a patadas reprochándole que él también tenía derecho a a irse a casa a descansar; pero no, no podía hacer lo mismo con aquel tipo al que conocía desde hacía tanto.

Seguía sentado en la barra mirando el botellín que agarraba con la mano derecha mientras la izquierda le sujetaba la cara. Hizo un leve movimiento de cabeza, como medio incorporándose. Le quitó la eqtiqueta a la cerveza, la puso encima de la barra, le dio un pqueño buche al botelléin y volvió a adoptar la misma postura que antes.

De repente, se levantó del taburete y alzando la voz dijo"¡decidido, lo voy a hacer!". Al dueño se le iluminó la cara y fue a preguntarle -Después de tantas noches aquí sentado ¿ya te has decidido? -Sí -contestó -Pero, ¿a qué? si puede saberse -Pues por fin lo tengo claro, ¡VOY A COMPRARME UNA TORTUGA! 

Le partió el vaso que llevaba en la mano en la cabeza; apagó las luces, cerró el bar y se fue a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...