martes, 19 de febrero de 2019

LA FRUTA EXTRATERRESTRE

La cantidad de teorías que salen por ahí continuamente de "expertos", o al menos así se denominan ellos mismos; que dicen, que los extraterrestres visitaron la tierra hace mucho años para construir las pirámides. Sí, esas que hay por Sudamérica y Egipto. Lo peor de todo es que hay gente que se lo cree.

Porque vamos, imagina que tú eres un alienígena espacial que te dedicas a viajar años luz visitando planetas con tu inteligencia superior y tu tecnología de última generación que ya quisieran los de Apple, y coges, llegas a uno muy bonito lleno de agua, y lo primero que haces es ponerte a coger ladrillos. No hombre no, serás todo lo marciano que quieras, pero de inteligente no tienes. Vamos, eso es como si te vas de vacaciones con la parienta a la Riviera Maya y te metes en el bar del hotel y en vez de abusar de la pulserita, te dedicas a recogerle la terraza todas las noches a los camareros que trabajan allí. Pues así, pero a niveles galácticos.

Por eso mismo no me creo yo esas teorías de que los extraterrestres nos visitaran hace años y se pusieran a trabajar en las pirámides y en tres o cuatro cosas más que hay por el mundo desparramás.

Dejando clara mi postura anti currelosintergalácticosdadosdealtaporlasETT, no descarto, ojo, no descarto que alguna vez se hayan dejado caer por aquí para dar una vueltecita. ¿Dónde te crees que lo he notado? En los kiwis.

Veréis, tengo la teoría, tan válida como la de cualquier conspiranoico con papel de plata en la cabeza, que los susodichos extraterrestres se quedaron sin tierras donde poder sembrar su alimento. Porque sí, única y exclusivamente se alimentan de kiwis. ¿Y qué pasó? Decidieron buscar un sitio donde poder plantarlos y cultivarlos para en un futuro no muy lejano venir a recogerlos y así alimentar a sus gentes, que serán todo lo alienígenes que queráis pero deben tener más hambre que el Tamagotxi de un sordo.

Y es que, pensadlo detenidamente, a pesar de que en este blog se aboga (qué maravilla, qué uso del vocabulario), haz un esfuerzo. El kiwi es una fruta, al menos eso se cree, de momento... con una forma extraña; ya por lo pronto parece un huevo por lo que tampoco descartemos la posibilidad de que en un día indeterminado eclosionen y de ahí salgan pollitos extraterrestres. O peor aún, no eclosionen por culpa del clima y al igual que los huevos se conviertas en "kiwis duros" sin pollito dentro. El mosqueo extraterrestre puede ser de proporciones épicas. Vamos, que ya quisiera Marvel una escena de lucha final como la que se puede liar.

Después de dejarnos impactados con su forma, el kiwi es de color marrón y tiene pelo, ojo, ¡pelo! Una fruta con barba de tres días y a los terrícolas por lo que se ve, nos parece bien. Y ya no sólo eso, que lo abres y resulta que el kiwi es verde, ná menos que verde. ¿Tú de verdad piensas que la madre naturaleza terrícola por supuesto le iba a dar por hacer una fruta marrón rodeada de pelo y que por dentro es verde? No hombre, no. Eso no puede ser.

Pues en esa estamos, diciendo que los alienígenas vinieron para trabajar cuando en realidad vinieron para plantar y cultivar sus kiwis. Además, para más seña, una fruta que hace que tu organismo la quiera expulsar rápidamente por donde la espalda empieza a perder su nombre no es algo de lo que nos debiéramos fiar.

Por supuesto, mi línea de investigación continúa abierta y sigo recabando más pistas para llegado el caso, alerta a la población mundial de este peligro. Mientras tanto, le he seguido el rastro a un posible pariente suyo, que no descarto que también sea alienígena. El aguacate, con colores parecidos al kiwi.

Os mantendré informados. Estad alertas.

lunes, 7 de enero de 2019

OTRA VEZ LA (BENDITA) RUTINA

Empieza otro año, y como cada vez que empieza un año, hacemos nuestros propósitos, ya sean los que sean, siempre será el de "ya lo dejo para el lunes" o "el lunes empiezo"... pero no sabemos de qué semana será ese lunes.

Vamos, las mierdas que hacemos para autoengañarnos de que "ahora sí que sí, de verdad" vamos a cambiar nuestra vida.

Si ya has leído alguna de mis entradas sobre la Navidad, sabrás que no soy muy afin a esta festividad; tanto tumulto por todas partes, tanto falserío, tanto consumismo... Qué largas se me han hecho por cierto, y más trabajando en un bar, y eso que estoy a media jornada, que si estuviera a jornada completa estaría de baja por depresión como mínimo.

Menos mal, se podría decir que ya estamos más tranquilos, empieza la cuesta de enero y la gente se va quedando en casa. También por otra parte porque ahora es cuando empiezan esas dos semanillas que yo digo que es cuando puede hacer frío en Sevilla, porque en realidad, en Sevilla no hace frío. Es más bien una sensación de que te falta ropa, mucha ropa que ponerte en lo alto para que los labios no se pongan morados y no deje de circular la sangre por las extremidades, pero frío frío, no.

Ya que me sacas el tema de Sevilla. Serva La Bari se lava la cara, se quita todo el maquillaje en forma de luces y decoración, fanfarrias y demás memeces, y se presenta a su gente como a mí más me gusta, al natural. Atrás quedaron esos naranjos con esas luces tiradas por lo alto a desgana, esa decoración de vete tú a saber qué representa y esos osos ¡Ay los osos! Qué sinsentido todo.

Lo dicho, dejamos atrás toda esta parafernalia y nos centramos (o no, eso ya cada uno), en nuestra querida rutina, que tampoco es así, porque nunca no pasa nada, es decir, que siempre está pasando algo, y aquí, en Sevilla, nos gusta mucho una cuenta atrás, y se dice, se comenta y se rumorea, que disfrutamos más con las esperas que con otra cosa.

Y es que por ejemplo, sólo quedan veintipocos días para que comience el COAC, y que a pesar de no ser algo sevillano, un poquito sí lo hemos hecho nuestro, y es que cada vez son más las agrupaciones hispalenses que se pintan dos coloretes y se suben a las tablas del Gran Teatro Falla, con mayor o menor fortuna. Aunque a pesar de eso, aunque no fuera ninguna agrupación sevillana, yo iba a estar pendiente, y es que lo que se lleva desde pequeño, ya no se suelta jamás. Y eso que llevo un tiempo que sin despegarme nunca, no termino de beberme las coplas como antaño hacía. No sé si será porque estoy saturado, o porque no creo que vayan a salir agrupaciones que superan la de los años 90...Pero después de todo, a pesar de que digo que ando desapegado, cuando escucho el final del popurrí de una chirigota buena, se me ponen los vellitos para colgar albornoces mojados, y me entran unas ganas locas de que se abran cortinas y empiecen a sonar las primeras notas...

Que no, que no eres tú de Carnavales, "no pasa ná", tenemos la "fiesta" sevillana por antonomasia; la Semana Santa. Cuando Sevilla brilla con su máximo esplendor, y el aroma de azahar impregna cada callejuela y rincón. Cuando Sevilla es Sevilla, y la primavera es primavera, porque la primavera sin Sevilla, no sería tan primavera.



Menos de cien días para volver a escuchar que "La Paz está en la calle". Solos tú y el Llamador, y una semana de auténtica Pasión por lo nuestro. "No corré"

Y como no, a las dos semanas, la feria, la de abril, aunque este año sea de mayo, que por cierto ya han empezado a construir la portada, y que a pesar de que a día de hoy, en enero, estés diciendo "el lunes me pongo a aprender a bailar sevillanas", llegarás a la feria y bailarás, claro que bailarás, pero porque llevas en lo alto más manzanilla que sangre en el cuerpo, miarma, y eso es así por mucho que le estés diciendo a los colegas "que sí, que sí, en serio, que del lunes no pasa". 

Y poco más que añadir, por no decir nada, que me voy a ir a dormir, que aunque esté muy a gusto aquí hablando contigo y escuchando a Silvio en el ordenador, son las cinco y cuarto de la madrugada y creo que es hora de meterse en la cama.

Así que lo dicho, empieza otra vez la rutina, nuestra  (bendita) rutina.

Viva el Betis. 

martes, 16 de octubre de 2018

QUÉ CHUNGO TÓ

Ojú miarma, que chungo está tó. Está la cosa que no se puede abrir la boca sin que se indigne alguien. Vamos, como siempre, lo que pasa es que ahora con el rollo este de las redes sociales pues todo quisqui se entera de todo en un momento y se hace como se dice ahora, "viral"; que tiene nombre de una inyección de las que te pone el practicante del ambulatorio de tu barrio.

Y es que no puede ser, la chavalería está siempre enfadada; ya sea por el 12 de octubre, porque se sube el sueldo mínimo a 900 euros, porque la gente ya sale a la calle abrigada hasta las orejas... lo que sea, la cosa es quejarse, como diría el Jefe Wiggum.

Y hablando de frío. Ahora va el tiempo, y se pone gris, tristón, de esos días en los que coger una rebequita es la mejor opción, de los que Álex Ubago se marca un par de discos y la mitad del tercero. Que ahora resulta que ha habido un huracán que ha atravesado el Atlántico que iba a parar en Las Canarias, pero por lo visto no le gustaba las papas con mojo picón y ha tirado para arriba, pero cuando iba llegando a Andalucía estábamos todos dormidos en nuestra hora(s) de la(s) siesta(s) y ha preferido no despertarnos y seguir un poco más hacia arriba y dejarse notar por Portugal. No ha habido que lamentar nada, un par de puestos de toallas por los aires y poca cosa más.

Y aunque el huracán "Leslie" no se ha parado por la zona, llover sí que ha llovido; y un buen chaparrón por cierto. Y si no que se lo pregunten a los que estaban comprando en el Primark ese, que tener ese techo y , es lo mismo, menuda mojá ha caído en la zona de los pijamas, o los chaquetones, tampoco me he fijado mucho; el caso es que han tenido que evacuar a los compradores que había allí en un par de barcas cedidas amablemente por los remeros del CAR.

Hablando del Primark, estoy muy disgustado con esta sociedad sevillana, mecagoenlmá; (ahora activo yo el modo indignado en 3, 2, 1...) Mira que esperar horas de colas para entrar en una tienda de ¿ropa? de eso va el Primark ¿no? no sé... Y no hacerlas en El Rinconcillo o en Blanco Cerrillo... tiene delito, es que no hay por donde cogeros, la verdad. A ver, no me malinterpretéis, más pavías y adobo para mí, pero no logro a entenderos. Ustedes sabréis.

Ya para ir acabando esta retahíla de cosas que me parecen "chungas"; España ha jugado hoy contra Inglaterra en el Benito Villamarín y la verdad es que a pesar de haber perdido al final sólo por un gol, hemos hecho un poco el ridículo, las cosas como son. Está visto y comprobado que los ingleses están en un punto en el que sólo puede acabar con ellos el "balconing".

Lo dicho, hasta aquí llegó lo de escribir por hoy. La verdad es que en los días así de otoño me apetece bastante escribir. A ver si lo que me pasa es que se está apoderando de mí el espíritu de Álex Ubago, ya lo que me faltaba... Ojú miarma, que chungo está tó.

domingo, 14 de octubre de 2018

IBA VESTIDA LA AURORA...

Son las cinco de la mañana y llueve. Tengo que reconocer que el cambio de tiempo me ayuda a escribir, a pararme delante del ordenador y como yo digo, "juntar unas letras"; algunas veces con más coherencia que otras.

Acabo de empezar a escribir y aún no sé sobre qué lo voy a hacer. Sólo sé que vuelvo un poco a los orígenes, a escribir cuando todos duermen, cuando el tiempo se vuelve frío y a cuando de los altavoces suena Triana. Inconfundibles melodías que te embriagan cuando la noche es más oscura y se ilumina a través de las canciones de este imperecedero grupo.

Se le podría llamar "música" a eso que hicieron, pero no me parece justo meter en el mismo saco esta delicia que al resto. Sí, puede que sea partidista en este sentido, no diré que no, pero como soy yo quien escribe, es lo que hay.

Sinceramente, no me gusta hacia donde avanza todo. Y en "todo" es todo. No tengo ganas de enumerar lo que es ese "todo"; es demasiado tarde y son demasiadas cosas como para ponerme a enumerarlas ahora. Realmente me da igual; todo avanza, todo cambia pero Triana perdura y saber que pase lo que pase, que vayamos hacia donde vayamos, Triana siempre estará ahí; ese pequeño refugio personal quedará intocable. Y seguro.

Bueno, creo que viendo la hora que es y que después de cuatro párrafos aún no se sobre qué voy a hablar, me voy a ir a dormir.

Madrugada, lloviendo y sonando Triana, como en los viejos tiempos.

Triana, siempre Triana. Buenas noches.




jueves, 5 de julio de 2018

CUANDO EL REY DON SAN FERNANDO, CONQUISTÓ SEVILLA, ÉL SE PREGUNTÓ...

"¿Dónde está mi día carajo?"

Así es, nuestro patrón, se queda sin día ¿Por qué? Porque unos politicuchos del tres al cuarto han decidido que es mejor tener un día de fiesta en la feria. Fite tú que tontería, cuando a la feria se ha ido de toda la vida siendo festivo o no, laborable partido o laborable seguido, jornada intensiva o ligth o zero zero, vamos que se va sin que tengan que poner un día de fiesta.

Lo peor de todo es que no nos coge de sorpresa; estos dos últimos años, con el rollo de poner más días en la feria, se les ocurrió la idea de que hubiera uno festivo en mitad de semana, y ¿de dónde sale ese día? Efectivamente, del 30 de mayo, día del Patrón.

Al menos estos dos años el día estaba marcado en rojo como festividad pero se decidió desplazarlo para eso, un día festivo en la feria... Qué gente.
Bueno pues este año, o mejor dicho para el 2019 ni eso, lo han eliminado del calendario de festividades. Vamos, como si fuera una tapa de la carta que ya no gusta y se cambia por otra, o como en las estampas de los álbumes de fútbol: "COLOCA el miércoles de feria en el mismo recuadro que SAN FERNANDO por haber causado baja".

Con todo lo que debe la ciudad a ese hombre y que se le maltrate de esta forma; ni si quiera se le guarda un sólo día para recordarle. Que si no fuera por él, íbamos a estar todos con chilabas, escribiendo al revés y comiendo kebabs... bueno esto último ya nos lo han colado, y, sin ¡SEMANA SANTA! Hombre por favor, que no puede ser, que a este hombre hay que respetarle su día. 

Que cada uno sea de la religión que quiera, pero una religión que no permite comer cerdo ni beber alcohol está regular, las cosas como son, y la feria sin alcohol y sin jamón como que es un poco menos feria, un poco por no decir que no habría feria... aunque por otra parte, si ellos no pueden tomar esas delicatesen, pues más para mí.

Y ya para acabar me reitero, QUE NO PUEDE SER que el hombre que está en el escudo de la ciudad, no tenga un día para él, para sus cojones, para que se le recuerde, para que se le admire, para que se le idolatre como lo que es, la figura más importante de Sevilla por los siglos de los siglos

¡Viva San Fernando!¡Y viva el Betis también, coño!

martes, 15 de mayo de 2018

FERIA DE ABR... MAYO

Que en Sevilla nos gusta una polémica más que a un político un sobresueldo en "B", lo saben hasta en aquella zona geográfica donde está el Guadalpark. Aunque realmente lo que nosgusta es beber cerveza, y nos justificamos en cualquier tema para decir -Anda, pide otras dos que vaya como me estás calentando la cabeza con (insertar aquí el tema que sea)-

En este caso, el tema es la Feria, y ya no sólo por adelantar el pescaíto, sino porque para el año 2019 al parecer, va a celebrarse íntegramente en mayo, y por lo tanto ya no puede denominarse "Feria de abril".

Como ya he dicho, la controversia está servida. Por un lado, los que opinan que deberíamos volver al formato tradicional del lunes de pescaíto, por otro los que se decantan por esos dos fines de semana ya que dejan más ingresos en la ciudad, los que no quieren que la feria empiece en mayo puesto que la feria de toda la vida es en abril, vamos, que la polémica está servida.
Sinceramente, en mi humilde opinión, pienso que el calendario es caprichoso y el año que viene toca así. En 2011 o 2014 ya pasó lo mismo y no ocurrió absolutamente nada; sigue llamándose Feria de Abril. Querer acortar el plazo de dos semanas entre el Domingo de Resurección y el alumbrado podría ser contraproducente, así que mejor dejarlo tal que así.

Por otra parte, se ve que lo de cambiar el lunes de pescaíto al sábado ha gustado en general, y se va a quedar así de momento. Nos quejamos de gusto, que hay pocos días para ir, nos quejamos, que hay muchos, nos quejamos también; así que mejor lo dejamos así y el que quiera esos dos días que vaya y el que no, pues se quede en casa. Algunas veces es que nos gusta complicarnos a nosotros solos... ¡Echa días de feria ahí coño, hasta que la cartera aguante! 

Ya para terminar, el último punto es que el miércoles de feria seguirá siendo fiesta; y probablemente esto sea lo que menos me gusta de todo lo que está envolviendo a la feria estos años. Probablemente no, seguro.

Y os preguntaréis por qué (si es que hay alguien que haya sido capaz de entrar al enlace y llegar hasta aquí).  Muy sencillo, porque se sacrifica el día del patrón de Sevilla, el Rey San Fernando. No quiero un día de fiesta en la feria si es a costa de nuestro patrón, un respeto hombre, un hombre.

Lo dicho, que por debatir, discutir y beber cervezas en los bares, tenemos tema de sobra. Será por buscar excusas...

Así que nada, así están las cosas, en este caso, la cosa, la de la feria, y así lo veo yo. ¡Venga austede!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...