martes, 16 de octubre de 2018

QUÉ CHUNGO TÓ

Ojú miarma, que chungo está tó. Está la cosa que no se puede abrir la boca sin que se indigne alguien. Vamos, como siempre, lo que pasa es que ahora con el rollo este de las redes sociales pues todo quisqui se entera de todo en un momento y se hace como se dice ahora, "viral"; que tiene nombre de una inyección de las que te pone el practicante del ambulatorio de tu barrio.

Y es que no puede ser, la chavalería está siempre enfadada; ya sea por el 12 de octubre, porque se sube el sueldo mínimo a 900 euros, porque la gente ya sale a la calle abrigada hasta las orejas... lo que sea, la cosa es quejarse, como diría el Jefe Wiggum.

Y hablando de frío. Ahora va el tiempo, y se pone gris, tristón, de esos días en los que coger una rebequita es la mejor opción, de los que Álex Ubago se marca un par de discos y la mitad del tercero. Que ahora resulta que ha habido un huracán que ha atravesado el Atlántico que iba a parar en Las Canarias, pero por lo visto no le gustaba las papas con mojo picón y ha tirado para arriba, pero cuando iba llegando a Andalucía estábamos todos dormidos en nuestra hora(s) de la(s) siesta(s) y ha preferido no despertarnos y seguir un poco más hacia arriba y dejarse notar por Portugal. No ha habido que lamentar nada, un par de puestos de toallas por los aires y poca cosa más.

Y aunque el huracán "Leslie" no se ha parado por la zona, llover sí que ha llovido; y un buen chaparrón por cierto. Y si no que se lo pregunten a los que estaban comprando en el Primark ese, que tener ese techo y , es lo mismo, menuda mojá ha caído en la zona de los pijamas, o los chaquetones, tampoco me he fijado mucho; el caso es que han tenido que evacuar a los compradores que había allí en un par de barcas cedidas amablemente por los remeros del CAR.

Hablando del Primark, estoy muy disgustado con esta sociedad sevillana, mecagoenlmá; (ahora activo yo el modo indignado en 3, 2, 1...) Mira que esperar horas de colas para entrar en una tienda de ¿ropa? de eso va el Primark ¿no? no sé... Y no hacerlas en El Rinconcillo o en Blanco Cerrillo... tiene delito, es que no hay por donde cogeros, la verdad. A ver, no me malinterpretéis, más pavías y adobo para mí, pero no logro a entenderos. Ustedes sabréis.

Ya para ir acabando esta retahíla de cosas que me parecen "chungas"; España ha jugado hoy contra Inglaterra en el Benito Villamarín y la verdad es que a pesar de haber perdido al final sólo por un gol, hemos hecho un poco el ridículo, las cosas como son. Está visto y comprobado que los ingleses están en un punto en el que sólo puede acabar con ellos el "balconing".

Lo dicho, hasta aquí llegó lo de escribir por hoy. La verdad es que en los días así de otoño me apetece bastante escribir. A ver si lo que me pasa es que se está apoderando de mí el espíritu de Álex Ubago, ya lo que me faltaba... Ojú miarma, que chungo está tó.

domingo, 14 de octubre de 2018

IBA VESTIDA LA AURORA...

Son las cinco de la mañana y llueve. Tengo que reconocer que el cambio de tiempo me ayuda a escribir, a pararme delante del ordenador y como yo digo, "juntar unas letras"; algunas veces con más coherencia que otras.

Acabo de empezar a escribir y aún no sé sobre qué lo voy a hacer. Sólo sé que vuelvo un poco a los orígenes, a escribir cuando todos duermen, cuando el tiempo se vuelve frío y a cuando de los altavoces suena Triana. Inconfundibles melodías que te embriagan cuando la noche es más oscura y se ilumina a través de las canciones de este imperecedero grupo.

Se le podría llamar "música" a eso que hicieron, pero no me parece justo meter en el mismo saco esta delicia que al resto. Sí, puede que sea partidista en este sentido, no diré que no, pero como soy yo quien escribe, es lo que hay.

Sinceramente, no me gusta hacia donde avanza todo. Y en "todo" es todo. No tengo ganas de enumerar lo que es ese "todo"; es demasiado tarde y son demasiadas cosas como para ponerme a enumerarlas ahora. Realmente me da igual; todo avanza, todo cambia pero Triana perdura y saber que pase lo que pase, que vayamos hacia donde vayamos, Triana siempre estará ahí; ese pequeño refugio personal quedará intocable. Y seguro.

Bueno, creo que viendo la hora que es y que después de cuatro párrafos aún no se sobre qué voy a hablar, me voy a ir a dormir.

Madrugada, lloviendo y sonando Triana, como en los viejos tiempos.

Triana, siempre Triana. Buenas noches.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...