viernes, 12 de abril de 2013

DE YERBA, COCHIFRITO Y SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Hay que ver las cosas como son, que un día reniegas de algo rotundamente y al otro, no diremos que te apasiona con locura pero mira, se le da el visto bueno.

Y es que veréis, hará unos años, llevé a un par de amigos a comer al Rinconcillo; nombrado ya varias veces en este medio. Era la primera vez que iban y propuse pedir paella. Muy buena que estaba la verdad, al menos por mi parte y por la de uno de ellos, al otro no le hice mucha gracia que digamos, debido a (llamémoslo así) la cantidad de "complementos" que traía el arroz, que venian siendo en su mayor parte guisantes.

Muchas veces intenté convencerlo para que volviera y se quitara aquel mal sabor de boca de su primera visita a uno de los bares emblemáticos de la ciudad, pero nada. Aquel arroz lleno de "yerba" había sido definitivo, rotundo...

Pero hace poco, un lunes, nos encontrábamos mi susodicho amigo y yo dando vueltas por el centro buscando un sitio para comer. Llegando al Arenal comenté que yo conocía uno pero que a él no le iba a gustar y que además estaba una mijita lejos -"¿Cual?"- Preguntó. Lo pensó un segundo respondiendo con un decidido -"venga vamos"-

Y allí que nos plantamos, y tras degustar varias tapas,
llegó a la conclusión de que volver volverá,
y que el "cochifrito" estaba bueno, pero no quería saber que parte del cerdo venía.

Ah! Para evitar problemas ninguno pidió arroz :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...