viernes, 10 de junio de 2016

SEVILLA, TAN SONRIENTE...

... y tan calurosa, joía, que aquí pasamos del "joé que frío" al ojú que caló" en menos que tarda el Silencio en hacer su estación de penitencia. Pero hay que quererte así, con tus cambios de temperaturas tan radicales, cambios dignos de cualquier mujer que se precie; y como diría Tino, "eras tan guapa y tan niña" y eres y eres, que a pesar de que por tus plazas apenas se puede pasear por la cantidad de veladores que hay (sí, se que es muy exagerado, pero quiero hacer hincapié con la crítica social) posees esa encanto especial que te hace única; sobre todo en noches de primavera, donde aún refresca cuando va cayendo el sol y la luna aparece para envolver el ambiente con un toque más especial si cabe, misterioso incluso... Que te gusta que te diga estas cositas ¿eh guapetona?

Pero yo no se que pasa, que con la calor, aparecen bichejos porculeros que nos hacen la vida cotidiana un poco (mucho) peor. Como pueden ser los mosquitos o las cucarachas, que donde haya calor, ahí que van.
Y mira que son seres extraños estas cucarachas. Decenas de estudios, revelan que son animalejos capaces de resistir radiación y seguir tan panchas. Se comenta por diversos sectores del mundillo, (a saber cual) que en el caso de que hubiera un holocausto nuclear, solo se salvarían las cucarachas y los Twinkies. Lo de los Twinkies vale, pero ¿las cucarachas? ¿enserio? Si son un insecto que con una babucha estándar se queda en el sitio. Pues nada, ahí están, dando la cara.

Y yo pregunto,. Si, yo, el que escribe estas letras, si las cucarachas son capaces de aguantar grandes dosis de radiación... ¿¿QUÉ CARAJO LLEVA EL CUCAL?? ¿Qué es lo que nos estamos tragando cada vez que lo usamos cuando una cuqui avanza pegadita al plinto del suelo? Y no se que es lo que le pasa a los seres humanos, que por muy valientes que seamos, perdemos toda la valentía cuando vemos a una cucaracha subiendo con determinación por la pared... reitero, cuando con una babucha estándar ahí que se queda, pues nada, somos así, un misterio, gente raro que diría otro.

Y así se pasan las noches querida Sevilla mía, entre calor, insectos y alguna cerveza de más que hace que no escriba las frases coherentemente, vamos, digo yo, que luego lo mismo están bien escritas y tó. Y entre unas cosas y otras, la luna, que ya lleva varias horas en el cielo sigue mirando a ver como acabo, iluminándote, que aunque estemos en junio, todas tus noches son noches de abril, de azahar, buganvilla y dama de noche...

Termino esta entrada defectuosa, carente de sentido, mal redactada y falta de inspiración con esa frase que diría El Capitán Veneno "Siempre nos quedará Sevilla"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...