lunes, 24 de noviembre de 2014

FARZERÍO TOTÁ

Nos estamos metiendo de lleno en una época, que a mi, sinceramente, no me gusta mucho la verdad. Empiezan a poner a luces por todas partes, todo lleno de una masa agobiada por las compras. Encima se pone a llover y la gente cuando llueve se vuelve carajota del tirón ¡Que es solo agua cojones! Se ahogan en un papel fumar como dírían aquellos, y para colmo tienes que jugarte la vida para que no te metan con un paraguas en el ojo... Una auténtica locura vamos.

Y yo no niego que la ciudad no esté bonita con todas esas lucecitas, que sí, que todo es muy bonito y que felices somos y que bien nos llevamos, y como nos llevamos tan bien vamos a hacernos regalos que es lo que dice el Corte Inglés que hay que hacer en estas fechas. Y venga, tooooodas las tiendas repletas, con la calefacción a tope, y todo el mundo con los abrigos mojados oliendo a cuero, que se mezcla con las colonias de cada individuo a lo que hay que sumarle que una señorita muy mona (todo sea dicho) te dispara con un perfume de vete tu a saber que homosexual, para que lo compres. Pues nada, la gente sigue yendo día tras día, año tras año. ¡Que me dejéis en paz! Que he venido por un libro para un regalo y me vuelvo a mi casa sin saber más ná de ustedes...

Es que los grandes comercios está deseando que lleguen estas fechas y ¡Hala! A consumir, a consumir, que cada año ponen antes la campaña de Navidad cuando aún yo iba en mangas cortas por la calle; pero ¿esto que es lo que es hombre? A mi me ha parecido ver este verano en Matalascañas una avioneta que ponía "Se apartan juguetes". Un despropósito vamos.

Y ahora que si cenas/comidas de empresa, que si copitas por aquí copitas por allá jiji jaja que felices somos todos... Que no cojones, que os lleváis mal y ya está, y cuando quiten las luces no os vais a dirigir la palabra ni para pediros vidas al Candy Crush, y eso es así. Que yo a mi gente y mi familia la quiero todo el año, y a gente que no veo tanto como me gustaría también, y no necesito que sea Navidad para demostrarlo.

Época de plasticidad y de que bonito es todo, y se nos olvidan cosas como por ejemplo de índole religiosa, y del porqué verdaderamente de la Navidad. Menos mal que existen las Hermandades y las órdenes religiosas que hacen su labor de manera tapada, sin ser noticia, porque ayudar a los demás no vende y no interesa, pero sin ellas muchas personas no podrían ni vivir... Y que aún haya gente que las quiera quitar ¡Ay lo que hay que oir!

Cuando quiten las luces en enero, todo los corderos que hay ahora llenos de sonrisas y buenos propósitos volverán a quitarse la máscara y a seguir siendo lobos. Yo en mi caso, procuraré moverme poco de mi zona de confort; mis babuchas, mi sofá y mi manta.

Gracias por tu atención querido lector; y así en confianza te diré que a ver si empiezan a poner ya la portada y a colgar farolillos, que esas son las luces que a mi me motivan de verdad . A descansar. ¡Viva el Betis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...